Covid-19: Los datos nos pueden ayudar a entender “el nuevo mundo”