Con un buen proceso de offboarding, el empleado seguirá siendo un brand ambassador - Lukkap Outplacement

Autor: Lukkap
Compartir:

«Un buen proceso de offboarding pasa por demostrar, en un momento tan delicado, qué tipo de compañía somos«. Y es que cuando hablamos de un proceso de offboarding, no hablamos solo de cómo afecta a la persona desvinculada o a los empleados que se quedan en la compañía, sino que las salidas, en función de cómo se vivan, pueden afectar a la coherencia de la imagen de marca de la compañía, a la cultura de la organización y a la validez de sus valores.

Actualmente, la mayoría de las empresas pone el foco en realizar, de la mejor manera posible, el proceso administrativo y de comunicación a la persona, pero olvidan algunos aspectos importantes. ¿Cómo podemos cuidar de los que se van en un momento tan difícil como es una desvinculación? ¿Y de los que se quedan? ¿Cómo poner en valor la cultura de la compañía y asegurar un impacto positivo en la imagen de la marca?

Ana Taboada, directora de Lukkap Outplacement, comparte algunas reflexiones sobre la importancia de cuidar los procesos de offboarding en las compañías en una entrevista para Equipos&Talento.

Lee la entrevista completa