Liderar desde la distancia: el confinamiento ha afilado y actualizado las habilidades directivas

natalia-merino
Natalia Merino
Directora de Formación en Customer Experience
11 de junio, 2020
Teletrabajo, reuniones por videollamada, horarios más flexibles, nuevas herramientas tecnológicas... Son muchos los cambios que ha traído el coronavirus en el ámbito laboral.

Y es que el confinamiento no solo nos ha afectado en nuestro día a día como empleados, sino que también ha tenido un impacto directo en los managers y líderes de las organizaciones, obligándoles a adaptarse a una nueva forma de gestionar y motivar a sus equipos. Por supuesto, estamos hablando del liderazgo en remoto.

Por ello, si algo está claro es que, tras la llegada del COVID-19, una nueva forma de liderar ha llegado para quedarse y, sin duda, las organizaciones tendrán que adaptarse a ella para dar respuesta a las nuevas necesidades, hábitos y prioridades que nos presenta la «nueva normalidad».

Así, este nuevo paradigma nos empuja a poner el foco en aspectos clave como la inteligencia emocional, en la capacidad de liderazgo o en gestionar la incertidumbre desde la distancia.
¿Pero cómo liderar a través de una pantalla o de una llamada telefónica? ¿Cómo ser referentes desde casa? ¿Cómo asegurar un buen liderazgo en remoto que beneficie tanto a las personas como a los resultados de negocio?

«Ahora no es momento de «mandar», sino de «liderar». Hay que dar soporte a nuestra gente, tratar de entenderles, darles respuestas, motivarles, ser transparentes. En una palabra, tenemos que convertirnos en sus «referentes».

José Luis Pascual, socio-director de Experiencia de Empleado y Desarrollo en Lukkap, analiza y propone algunas pautas clave para el nuevo liderazgo en remoto en un artículo para El Economista.
Lee el artículo completo aquí

¿Te ha parecido interesante?

Suscríbete y recibe las mejores historias escritas por nuestros equipos.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento. Lee aquí nuestra política de privacidad