El Coronavirus choca con la verdadera transformacion digital

Autor: Isis Olalla
Compartir:

transformacion digital

 

A nivel empresarial, el coronavirus nos ha hecho despertar de golpe. De golpe y porrazo hemos tenido que adaptarnos, sin apenas tiempo de reacción, a que millones de empleados se vean en la obligación de trabajar en remoto. Más allá de las consecuencias económicas, de las que dejamos que sean los expertos quienes opinen, la primera repercusión que tuvimos que afrontar fue el –ya manido– teletrabajo. Un asunto que muchas compañías han decidido aplazar u obviar durante un tiempo, pero que ahora se han visto obligadas a afrontar y a proponer soluciones.

Pero empecemos por el principio. Más allá del teletrabajo, en primer lugar, deberíamos entender qué diferencia hay entre ser una compañía digital y la verdadera transformación digital.

Como podemos imaginar, es bastante notable: podemos tener los medios digitales, formar a los empleados, etc., pero hasta que la compañía no adopte/adapte las políticas y procesos internos, no se producirá una verdadera transformación digital.

La situación actual fuerza a que muchas compañías hayan tenido que tomar medidas de último minuto para dar solución a esta realidad que no habían afrontado previamente por distintas causas.

Seguramente, este momento será el punto de inflexión para muchas compañías; prueba de ello, es la cantidad de tips que nos están llegando a todos sobre cómo teletrabajar, cómo concentrarnos desde casa, seguir siendo eficientes,  pero debemos aprovechar la oportunidad detrás de la crisis, no dejar que esta situación se pare aquí y, siendo plenamente conscientes –a golpe de obligación– de que no nos queda más remedio que adentrarnos en ella, hagamos de la transformación digital una prioridad.

 

3 acciones inmediatas para poder llevar a cabo ese cambio digital:

Así, una vez el coronavirus haya sido mitigado, confiamos en que muchas compañías decidirán emprender el camino hacia una real transformación digital. De cara a poder realizar este cambio de la mejor forma posible, indicamos a continuación algunos de los consejos de Nancy McKinstry, CEO de Wolters Kluwer:

  • Estar en contacto con tus clientes: a veces, se realizan transformaciones en las que se asume que los clientes se vayan a comportar de determinada forma sin testarlo antes.
  • Es necesario entender el journey del consumidor para ajustar las soluciones y transformaciones corporativas a este.
  • En el caso de los negocios B2B, se debe saber que la transformación digital llevará tiempo, por lo que puede requerir una inversión de tiempo y dinero superior a la inicialmente planteada.

 

Un cambio en el que se tenga en cuenta tanto al cliente como al empleado

Asimismo, según hemos podido contrastar con nuestra metodología, sabemos que partiendo del journey del cliente y de los distintos momentos que vive en la relación con nuestra empresa, habrá que plantear cambios internos, en los empleados, procesos o políticas para, así, realizar la verdadera transformación de principio a fin:

  • Tendremos que trabajar en un completo modelo de experiencia de empleado para entender qué viven y sienten los empleados y cuál es el journey en nuestra empresa.
  • Tomando esta base y, conjugándolo con los resultados del journey de los clientes, revisaremos la estrategia para elaborar los pilares en coherencia con todos los procesos y políticas asociados.
  • Formaremos a los líderes, de manera que conozcan y puedan reflejar en su comportamiento todos los cambios organizativos planteados. Es decir, pasar de la teoría a la práctica.
  • Asimismo, deberemos elaborar un plan de acción concreto con quick wins y planes a medio y largo plazo para ir implementando los cambios requeridos.
  • Finalmente, deberemos recurrir a la medición para evaluar en qué medida clientes y empleados sienten que dichos cambios son una realidad en el día a día.

 

¿Te ha gustado?  Te recomendamos seguir leyendo:

Digitalización y outplacement, transformar siendo responsable

7 consejos para teletrabajar con éxito

¿Están las empresas preparadas para un teletrabajo masivo?