Emilio H.

Querido equipo Lukkap, querida Lara. Os debo unas líneas desde hace tiempo, precisamente una de las cosas a las que más provecho he sacado durante mi trayectoria con vosotros.

El tiempo que tuvimos de conocernos; el tiempo de vuestros talleres, donde aprendí de vuestra experiencia; el tiempo que dediqué a trabajar vuestra metodología, para luego aplicarla; el tiempo de los descansos, donde, aprovechándonos de vuestra gentileza (y de la máquina de café), empezamos a hacer networking con los compañeros, con vosotros, con quien estuviese por ahí…

Me acuerdo de los talleres, de cuando adaptábamos el estilo al interlocutor – en mi caso, he pasado después por todos los ejemplos que practicamos -, de cuando preparábamos el mensaje… ¡se han aburrido de oírmelo en todos lados!

Y, en especial, me acuerdo de Lara, mi tutora. En todo momento, ella confiaba en que con el tiempo, el método, el trabajo y la paciencia, llegaríamos a la meta. Además de su quehacer “oculto”, fundamental.

Ahora, llegados a la meta, empieza una nueva aventura. Quedará siempre el tiempo compartido en mi recuerdo.

 

Emilio H. Copa e vino sobre fondo desenfocado
Compartir:
Utilizamos cookies propias y de terceros para para identificar problemas para mejorar nuestro sitio web mediante productos personalizados basándonos en los hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Puede obtener más información, o bien cambiar su configuración pinchando en nuestra Política de Cookies | Cerrar