Liderazgo ante la incertidumbre, clave en los procesos de Offboarding

Autor: ana.taboada
Compartir:

offboarding

 

Dentro de un proceso de offboarding o desvinculación de un empleado de una compañía, surgen momentos de incertidumbre que hay que controlar y gestionar muy bien, por el bien general de las personas y de la organización.

No siempre resulta fácil gestionar aquellos factores, internos o externos a la compañía, que pueden provocar cambios en las organizaciones y que, además, no sabemos en qué medida podrán afectar a la empresa. La digitalización, los cambios organizativos, las reformas legales, la inestabilidad política o cualquier circunstancia imprevista, pueden conllevar decisiones organizativas que están por venir, lo que provocará la necesidad de gestionar a los equipos que están viviendo estos momentos de cambio.

Los cambios y la incertidumbre muchas veces nos paralizan; estamos acostumbrados a mantenernos en nuestra zona de confort y las decisiones que están por venir conllevan miedos, tanto para los responsables como para los empleados; ¿me afectará a mi vida profesional?, ¿y personal?, ¿y ahora qué va a pasar?, ¿habrá cambios en los departamentos? De ahí la importancia de saber liderar en los momentos de incertidumbre, porque el impacto puede ser irremediable.

A continuación, queremos incidir en 5 puntos claves a tener en cuenta ante una situación nueva o no esperada que puede llevar a generar desconfianza por parte de los empleados:

 

1. El papel del manager:

Cuando una empresa va a vivir una situación de cambios estructurales (provocada por distintos motivos), es importante sensibilizar a los mandos de la importancia de una buena gestión de los equipos y comprender el impacto que tienen los cambios en las personas, así como, capacitar a los mandos para gestionar adecuadamente estos momentos. Son los principales responsables de la gestión de los miedos de sus equipos, pues, habitualmente, son los encargados de realizar las comunicaciones, transmitir los mensajes claves, mantener la tranquilidad y la motivación de estos.

Por ello, es fundamental trasladar la importancia que tiene su rol en estos momentos, pues influye poderosamente en la conducta de los demás y en el clima que se genera en el negocio. Es necesario ser consientes del impacto que tiene para el equipo y la organización. No perder la visión de la compañía es el reto del manager.

Son referentes en los momentos difíciles, y es en estos momentos cuando debe relucir su rol y saber dar feedback de calidad, manejar situaciones complejas, causar impacto con su discurso e involucrar a las personas en la decisión y comprensión de acciones. “Tú no cambias una realidad, pero si cambias cómo pueden ser percibidos los momentos difíciles”.

 

2. Generar confianza y empatía

Para llevar de manera positiva un momento de incertidumbre, hay que tener palancas y tener en cuenta qué es lo que nos ayudará y lo que no a afrontar los cambios:

Lo que nos ayudará a pasar el momento de incertidumbre es estar informados y transmitir confianza de manera coordinada a los equipos. Tener reuniones para trasladar mensajes claves desde la coherencia y sensibilización. Tener disponibilidad y mostrarse accesible para todos.

Trabajar desde las emociones también nos ayudará a transmitir calma y tranquilidad. Entendiendo y comprendiendo al que esta en frente podremos ajustar la manera de actuar ante cada interlocutor. Cualquier emoción es válida y hay que aprender a aceptar, identificar y nombrar lo que estamos sintiendo. De esa manera será más fácil actuar de una forma positiva.

 

3. El líder no puede hacerse la víctima

En un proceso de offboarding es importante medir qué se dice y cómo se dice, tanto a los implicados como al entorno. En este momento no va a ayudar el alejarse por miedo a equivocarse, no comunicar ni trasladar mensajes claros. Tampoco dar puntos de vista sesgados ni dar promesas falsas.

«Si el líder asume el papel de víctima, se esconderá, evadirá y comenzará a ser más reactivo; por otro lado, si asume ser protagonista, entonces tiene las cosas claras y ve qué dirección tomar y ser más proactivo tanto en el ámbito laboral como en lo personal, ya sea como gerentes o padre de familia.», señala Francisco Villalta, Experto y Director de FV.

 

4. Cuanto más consolidada sea la compañía, mejor

Y, ¿qué grado de incertidumbre somos capaces de manejar y cómo empezar a hacerlo? Las personas pueden sobrellevar una cantidad asombrosa de incertidumbre en sus vidas, mientras tengan zonas de estabilidad. Es importante tener una estructura en donde encuentres un proceso planificado, estructurado y coherente. Tener clara la información y tener claro a quién podemos acudir cuando necesitemos soporte.

 

5. Evitar que los rumores crezcan

No podemos dejar de lado la importancia de la comunicación y de los mensajes clave. Cuando la comunicación no fluye, la rumorología puede adueñarse del día a día de las organizaciones. Hay que definir e implementar un proceso, acordar y escribir un mensaje. También prestar atención a la escucha, el lenguaje verbal y no verbal de la comunicación y realizar reuniones y comunicados en momentos precisos que marcarán la diferencia y evitarán riesgos, como rumores y malentendidos.

En conclusión, adaptarse y gestionar la incertidumbre es fundamental ya que cada persona reacciona a su manera. Tenemos que entender el ciclo emocional de cada persona y respetar los tiempos. De esa manera, fomentar un ambiente de confianza, transparencia y así posicionar al manager como referente.

«Decía Kant que la inteligencia está relacionada con la capacidad de una persona para soportar la incertidumbre. En la medida que puedas lidiar más con la incertidumbre sufro menos y tengo mejores resultados”. El tema es qué es lo que podemos hacer dentro de nuestro de círculo de influencia. Tenemos un buen equipo que liderar, un plan de trabajo, me enfoco en lo que puedo o no cambiar».

Escríbenos